April 21, 2021

La reseña OBJETIVA de “El último tour del mundo”

¡Esto era lo que estabas esperando!

¡Saludos, sobrinitos!

Bienvenidos a La Letrina, el blog que lleva quince años haciendo lo que le da la gana. En esta ocasión, vamos a hablar sobre el nuevo disco del artista favorito de Pe Erre, el ministro Bad Bunny. Hablar de Benito Antonio Martínez siempre es una jodienda. No tengo problemas con el señor Bunny, sino con su fogosa feligresía. Esos cabrones son más intensos y polarizados que los zombis de Victoria Ciudadana en Twitter. Para ellos todo es blanco o negro, y cualquier crítica al mimado de Almirante Sur es considerada un crimen contra el patrimonio cultural. Un acérrimo fanático de Bad Bunny prefiere meter un gato en una licuadora antes de decir algo malo de su ídolo. Incluso, Bad Bunny puede decir que le gustan los pasteles con pasas y sus extremistas seguidores dirán que el cantante lo hace para retar las reglas establecidas en la gastronomía. Así que si eres uno de esos desajustados fanáticos, es mejor que salgas ahora de aquí porque no vamos a pasarle la manito. Aquí no estamos para sacarle leche de las bolas a nadie ni para regalar absolutamente nada.

El señor Bunny lanzó hace unos días su nueva producción llamada “El último tour del mundo”, un disco que parecía anunciar su posible retiro, aunque realmente sólo fue usado como gancho para coger de pendejos a sus fanáticos en este aburrido 2020. Bien juga’o, Bunny. Cabe destacar que hace varias semanas Anuel también anunció su retiro y a nadie le importó un carajo; ni siquiera a Karol G -la mujer con la quijada más fuerte del mundo- y solamente Kendo Kaponi mostró preocupación pues se quedaría a pie una vez más, ya que Anuel es quien le paga el carro al rapero italo-japonés. Anyway, con “El último tour del mundo” Bad Bunny lanza su tercer disco (sin contar “Viva el perreo” de Jowell y Randy) en un año. Este muchacho es una máquina de creatividad, y mientras sus colegas llevan toda la cuarentena perdiendo el tiempo en Instagram, Benito no ha parado de crear. 

Vamo’ a darle play y analizar OBJETIVAMENTE este disco.

1. El mundo es mío: este debe ser uno de los intros más desgana’os en la historia del reggaetón. Hasta Carlos Romero Barceló intentando amarrarse los tenis tiene más energía que esta canción. Por vez número quinientos treinta y tres Bad Bunny nos recuerda que ganaba el mínimo federal y ahora es millonario. A veces a nosotros se nos olvida que Benito es milloneta, pero el pana siempre busca la forma de recordárnoslo. Imagino que cuando Bad Bunny dice “el mundo es tuyo” para cerrar la canción, alguien dijo “eso estuvo deep con cojones” como si hubiese tenido una epifanía que le abrió el tercer ojo.

2. Te mudaste: En este tema el vegabajeño repite la fórmula del despecho al que nos tiene acostumbrados. Ya le hemos dicho que Bad Bunny es el Ednito Nazario del reggaetón, y en este tema queda una vez más demostrado. Lo bueno de la canción es que es corta; no te da break ni pa’ llenarte de sentimiento.

3. Hoy cobré: al escucharla por primera vez pensé que la voz de Lary Over empepa’o se había cola’o en la canción, pero fue que Bunny usó una voz un poco más grave. La canción está buena, y es bastante parecida a su viejo estilo trapero. Este tema será el favorito de los panas que roncan de billetes, pero tienen la pensión atrasá, deben dos meses de luz y le regatean al barbero.

4. Maldita pobreza: Bad Bunny comienza diciendo que “quiere comprarle un Ferrari a su novia, pero no podía”. Ahí mismo yo paré la canción y pegué un grito (cagándome en todo lo posible) que retumbó hasta la casa de los vecinos. Este cabrón en una canción te recuerda que no tiene preocupaciones económicas y luego vienen a quejarse de que el dinero no le alcanza. ¡’Áyase al carajo, cabrón! Le di pa’l frente a la canción y el ritmo cambió a rock… y le di skip pa’l carajo. Yo vine a escuchar reggaetón, no a la banda “Zorro Viejo”.

Para la iglesia de Bad Bunny, lo que está atrás no son fuegos artificiales,
sino peos del artista


5. La noche de anoche: en esta canción participa la cantante Rosalía, quien a veces no se le entiende lo que dice, pero canta bien bonito. El tema trata sobre el chingoteo con un viejo amor, y cómo se chupaban los culos cuando estaban borrachos y bajo los efectos de la yerba. Me gustó esta, la escuché hasta el final.

6. Te deseo lo mejor: otra lloraera, me cago en diez. Dale skip.

7. Yo visto así: con un sonido de rock noventoso, Bad Bunny se siente bastante cómodo en ese género. Cabe destacar que el espigado cantante en sus letras siempre está peleando con alguien, como si no hubiese superado sus años de adolescencia y todavía recuerda a los títeres que le escondían el bulto en la escuela. Puedes darle skip y nada va a pasar.

8. Haciendo que me amas: ¡Skiiiiiiiiiiiiip! Tres minutos de lágrimas, dolor y sufrimiento. Ni Melina León en “Vas a pagar” se escuchaba tan herida.

9. Booker T: Bad Bunny siempre ha hecho referencias a la lucha libre, y todos sabemos que los fanáticos de ese deporte son personas que tienen issues bien serios. En este temita Benito nos dice que está en su peak, que está número uno y que no hay nadie como él. Básicamente, nos vuelve a recordar una vez más que él está por encima de los gandules. ¿Viste? ¡Y horita se quejaba de que no tenía chavos pa’ un Ferrari! Dale skip pa’ que se joda.

10. La droga: Solamente puedes disfrutar esta canción si tienes meth en el cuerpo. En verdad, dale skip.

11. Dákiti: después de escucharla unas tres mil doscientas veces estas pasadas semanas, acepto que me gusta esta cancioncita. En el tema participa el papá de Bryant Myers, el señor Jhay Cortez. La línea más poderosa “si tú me tiras, vamo’ a nadar en lo hondo”, en clara alusión a los jangueos de las famositas de Instagram pa’ los tiempos de Yatea. 

12. Trellas: estuve toda la canción esperando que saliera Javier de “Viva Nativa”. Dale skip.

13. Sorry Papi: ¿qué carajo es esto? ¿Cuándo fue que esta broma en el estudio se salió de control?

14. 120: hazte un favor y dale skip.

15. Antes que se acabe: lo mejor de este tema es la voz del insuperable Walter Mercado. Luego de eso, quieres que el tema se acabe.

16: Cantares de Navidad: en mi humilde, sabia e inequívoca opinión, esta es la canción más fuerte del disco gracias al Trío Vegabajeño. TEMAZO.

Al terminar el disco, no sé ni qué sentir. Hasta extraño a “Oasis” y to’. Mi disco favorito de Bad Bunny lo fue YHLQMDLG, y aunque sé que es bastante conceptual en sus discos, este álbum no era necesario. No sé si la presión de trabajar tanto lo está jodiendo, pero aquí no hubo ninguna canción memorable.

Obviamente, ya está paLtiendo todos los números del mundo y demostrará una vez más que a Bad Bunny sólo lo supera Bad Bunny; peeeeeeero seamos honestos: este disco merece dos percos como mucho. Te lo dije Benito: aquí no regalamos nada. 💊💊

Leave a Reply

%d bloggers like this: